Cuando tenemos que reparar el vehículo o, simplemente, volver a pintar necesitamos saber el código de pintura. Muchas veces nos lo pedirán lo antes posible para contar con el color a la mayor brevedad, ¿pero sabrías dónde verlo?

ubicación código de pinturaPara empezar, hay una infinidad de colores que nos pueden volver un poco locos. Dentro de cada color hay una gran gama de tonalidades e intensidades, de manera que si nos equivocamos puede notarse mucho la diferencia.

Los colores se identifican por letras y números. Los vehículos suelen llevar su código de pintura de fábrica en una etiqueta o placa en una zona determinada. Cada marca localiza su código en un sitio distinto. Por ejemplo, Honda lo sitúa en el marco de la puerta del conductor, Mercedes cerca del radiador y Mitshubishi y Volvo debajo del capó.

¿Dónde tiene Aixam su código de pintura?

En Aixam Mega ubicamos el código de pintura bajo el capó, así que abre el capó y mira justo en la parte inferior de donde probablemente lo estés agarrando con la mano. ¡Ahí lo tenemos!

Los acabados de los modelos de Aixam Mega son de pintura metálica o nacarada y están especialmente pensados para diferentes gustos, porque sabemos la importancia que le damos a este detalle de diseño para nuestra mayor satisfacción. Es decir, te damos diversas opciones para elegir tu color: azul marino, gris plata, acero mate, gris titanio, blanco y rojo nacarado.

No obstante, al tener un arañazo en nuestro vehículo que afecta a varias capas de pintura, el desgaste de las condiciones ambientales, las rozaduras en la chapa y pintura tras un accidente, etc., es cuando nos podemos echar las manos a la cabeza con la imagen de nuestro bonito coche perfectamente inmaculado en nuestra memoria.

Ante esta situación podemos plantearnos pintar el coche nosotros mismos comprando la pintura correspondiente a ese código de color. Pero la realidad es que es difícil que no se note la diferencia entre la zona reparada y el resto del vehículo por muchos tutoriales que veamos, ya que se requiere una determinada técnica teniendo en cuenta los distintos grados de corrosión que puede tener la zona dañada.

A este respecto, hay que tener en cuenta que cualquier golpe en la chapa del vehículo puede ocasionar fracturas o pérdidas de pintura con el consiguiente problema de corrosión.

Además, es importante considerar que cualquier problema o deformación en la chapa puede derivar en el debilitamiento de la misma, haciendo que el coche no responda y proteja igual en un futuro siniestro.

Todo ello puede requerir que tengamos que llevar nuestro vehículo al taller para que nos lo pinten, ofreciendo el código de pintura o mostrando dónde se sitúa para llegar a un acuerdo más inmediato con el operario y que nos deje nuestro Aixam en las mejores condiciones.